Remodelación de hogar

¿Sabías que podrías tener una casa enferma?

Nuestro hogar, dulce hogar es el reflejo de nuestro ser completo, nos representa física y emocionalmente. Hay que prestar mucha atención para comprender su lenguaje y saber qué trata de decirnos, a veces se quejan y no lo sabemos, incluso podrías tener una casa enferma y no te has percatado.

Síntomas de una casa enferma

Tal y como los humanos, las casas también se pueden sentir mal y esto debe ponerte alerta, pues una vez que tu morada “cae en cama”, tú te comenzarás dar cuenta de que algo sucede porque ¡también te afectará a ti!  

¿Cuáles son los síntomas de una casa enferma?

No tienes que esmerarte mucho para darte cuenta de que tu vivienda está sufriendo. Los más comunes son los siguientes: 

  • Problemas persistentes con cañerías y cerraduras
  • Las plantas se secan o marchitan fácilmente
  • Hay plagas de insectos
  • Tus mascotas enferman constantemente 
  • Humedad, goteras y problemas con las paredes
  • Lugares demasiado oscuros
  • Vidrios que se rompen constantemente
  • Malos olores
  • Constantes discusiones y problemas diversos entre los integrantes del hogar

 

Esto te afecta más de lo que crees…

Tal vez simplemente te suena a que se trata de una residencia que necesita un poco de mantenimiento y eso es todo lo que hay que ver. La realidad es que esto te está causando muchos males a ti y a las personas con quien compartes piso. 

El “síndrome de la casa enferma” según expertos, genera que las personas afectadas presenten cuadros alérgicos, dolores de cabeza y garganta, problemas visuales, fatiga y hasta pueden desarrollar asma o sinusitis; todo esto se lo ha atribuido a productos factores como el polvo, falta de limpieza, humedad y mala ventilación.

Si alguna vez te has preguntado por qué te duele la cabeza tan seguido, porque tus hijos estornudan demasiado, sientes una falta de ánimo inmensa cada que cruzas la puerta o a veces prefieres llegar más tarde de lo habitual, entonces el síndrome está latente, es más… Ni el perro se siente a gusto estando ahí. Así, pueden ser miles los daños colaterales.

Imagen recuperada de “www.rosarioplus.com”

Sigue estos sencillos pasos para sanar tu casa y convertirla en un espacio de armonía. Aquí te dejamos nuestras recomendaciones para que ayudes a tu casita a sanar lo más pronto posible.

¡Cura a tu casa enferma de una vez!

Comienza de menos a más. Es la forma de avanzar poco a poco y que no te resulte pesado. Sí, es algo así como lo que te enseñó Marie Kondo, ha llegado el momento de la verdad y demuestres qué tanto aprendiste de esa serie. Libérate de los objetos viejos y todo lo que lleve más de dos meses sin utilizar. Por ningún motivo guardes artículos de seres que han fallecido.

Limpieza general

¡Adiós al polvo y suciedad! Realiza una limpieza general profunda en todas las habitaciones y espacios de la casa.  Te recomendamos que en este paso hagas todo lo que esté en tus manos para que el resultado sea tener un lugar completamente limpio, de preferencia usa una buena aspiradora o barredora para que no tengas que lidiar con las molestias que pueden causar las partículas que salen volando al momento de realizar el aseo. 

Imagen recuperada “www.vanguardia.com”

Dale un abrazo a tu casa y renueva tu ambiente

¡Sí! Es el momento perfecto para reconectar con ese espacio que te pertenece a ti y a tus seres queridos. Tira a la basura todo aquello que ya no te sirva o que simplemente has dejado de usar e impregna cada rincón de momentos inolvidables con tus fotos favoritas.

Guíate por expertos

En Internet encontrarás muchos tutoriales sobre Feng Shui que te ayudarán a dar todavía más armonía, ahora sí, no habrá excusa para que tu ambiente se convierta en tu lugar favorito en el planeta. Abre las ventanas para que el aire corra y se lleve los malos olores, moho y humedad, puedes ayudarte a purificar el ambiente y aromatizar con tu fragancia favorita.

Dale mucha personalidad

Al momento de elegir muebles y acomodarlos, evita que los espacios de casa sean muy estrechos o que impidan transitar libremente, es recomendable que midas las dimensiones para que los espacios sean amplios. 

Pinta las áreas comunes con colores que te hagan sentir identificado o de preferencia ocupa aquellos tonos claros, vibrantes, para que te llenen de energía cada que estés en esa habitación. Con las recámaras, cambia cortinas que favorezcan el libre paso de la luz natural para que tu espacio sea luminoso y muy ventilado. Renueva muebles que te hagan sentir muy cómodo y que te provoque estar relajado y tranquilo.

También existe la posibilidad de tener un papel tapiz mandado a hacer o ¿por qué no? Te pones creativo y tú mismo haces la decoración en las paredes, seguro sería algo que dejará huella en ese sitio.

Imagen recuperada de “www.pixabay.com”

Mantén una rutina de cuidado

Lo mejor para ti y tu residencia es que te pongas una rutina, tal vez no diaria, pero sí semanal o quincenal, para que todos los esfuerzos tengan una duración prolongada y no tengas que hacer un cambio tan extremo. 

¡Ahora sí!

Una vez que realices todos estos cambios, tu hogar tendrá una notoria armonía en el ambiente pues cuando todo está en orden, las tareas se hacen más rápido y con más entusiasmo, si nuestro entorno se encuentra limpio y agradable, los habitantes de la casa estarán de muy buen humor. y con un notable bienestar emocional.

¡Listo! te has convertido en un experto para identificar una casa enferma, ahora comienza a trabajar para sanar tu hogar físico y emocional.

Renueva tu espacio con estas sugerencias que LINIO tiene para ti!

Quizás te puede interesar: Técnicas de feng shui para decorar tu hogar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *