Educación emocional infantil para que crezcan seguros de sí mismos

La infancia es una etapa importante en el aprendizaje del manejo y el control de sus sentimientos y comportamiento. Es el momento en el que mejor adquieren la fortaleza de expresarse libremente sin temor alguno. La educación emocional es vital para que ellos se puedan adaptar, comunicar y desenvolverse en sociedad, además que les otorgará más confianza, los motivará y podrán superar exitosamente momentos complicados.

Tu papel como educador, padre, hermano o cualquier otro miembro importante para el pequeño, influye de manera casi fundamental, ya que por no saber controlar lo que sienten, no saben manejar en ocasiones su tristeza, agresividad o reacciones negativas. Este artículo es hecho exclusivamente para ti, para que conozcas cuál es la forma adecuada de enseñarle y de reprenderlo en situaciones de rebeldía.

La educación emocional: Impresionarse, pensar, luego actuar  

Estos son los tres pilares más importantes que debes enseñarle a tu chico, este plan de educación emocional te dará consejos que serán muy útiles para que aprendas a enseñarle estratégicamente a tener una inteligencia en su actuar y que esto influya positivamente en su comportamiento.

Educación emocional
Imagen recuperada de “www.pixabay.com”

Control de la ira 

Los niños desde su nacimiento requieren de un cuidado y un afecto por parte de sus padres o lo que en ese momento represente esa figura, esto les da seguridad para poder desenvolverse en el mundo. La educación emocional les permite explorar y dominar aquellas situaciones en las que sientan miedo.

Los bebes empiezan a sentir molestia desde los 6 meses, es desde esta edad donde se debe corregir esta conducta. No te rías cuando reaccione de forma agresiva hacia los demás hacia sí mismo, hazle entender que no es un chiste, háblaleexplícale que es una actuación inadecuada y que no puede reaccionar de esa forma cuándo algo le disgusta.

Niño triste
Imagen recuperada de “www.pixabay.com”

Reconocimiento de las emociones 

Desde los dos años se debe empezar a trabajar en el área de las emociones, es el momento en que ellos empiezan a tener un lenguaje mucho más articulado y tienden a expresarse más con los adultos y con otros niños.

Utiliza estrategias para mostrar las diversas emociones que existen, para esto puedes valerte de libros ilustrativos infantiles o fichas que puedes fabricar tú mismo, no le cambies el nombre a los sentimientos, llámalos por su denominación adecuada.

Otro método que puedes utilizar es tomar fotografías en familia mostrando rostros expresando diversas situaciones como tristeza, ira, alegría, miedo, asombro y ponle al pequeño a que pueda manifestar el motivo por el cual se sienten de esa forma, es un método con el que pueden trabajar todos en el hogar y los pequeños de casa reconocerán sus emociones poco a poco, comenzando desde su propio espacio y serán mucho más empáticos.

Educación emocional
Imagen recuperada de “www.pixabay.com”

Dejarlos que experimenten  

Cuando el niño se sienta por primera vez frustrado o triste por algún tipo de situación cualquiera, no te preocupes, en cualquier momento seguro vas a experimentar un berrinche o un enojo porque no le cumpliste sus caprichos, déjalo que experimente de lleno ese sentimiento y después refuerza esa situación.

Coméntale que en vez de gritar o golpear cosas es mejor que expresen en voz alta de manera abierta su mal genio y decir lo que sienten así sabrán manifestlo sin pena.

La empatía como adaptación social  

Estar muy pendientes de los pequeños y conocer sus reacciones frente a diversos acontecimientos se convierte en un rol primordial para ti ya que así sabrás como actuar, pero entablar un dialogo con ellos también es un papel fundamental como familia.

Preguntas como ¿Por qué crees que tu hermano está llorando? ¿Por qué motivo está enojada tu mamá? ¿Por qué tu maestra está tan contenta? Les ayuda a razonar y a pensar de manera más a fondo el motivo de estos cuestionamientos.

Educación emocional
Imagen recuperada de “www.pixabay.com”

Escucha activamente siempre 

Es vital, los bebés desde su nacimiento exigen la mayor cantidad de atención posible, enséñales a que siempre te manifiesten lo que sienten sin miedo, muéstrate siempre comprensivo, no reacciones con regaños o caras porque dejaran de confiar en ti.

Háblales despacio y mirándolos a los ojos, de la misma forma escúchalos, siempre al final de una conversación, pregúntales lo que han aprendido y la importancia de no volverlo a hacer.

Juguetes educativos 

Estos promueven la exploración de las emociones por medio de la concentración que requieren cierto tipo de juguetes, estimulan sus percepciones y motricidad fina, reconocen gestos diferentes y aprenden a ser más sociables. Los juguetes educativos les permite explorar sentimientos no solo propios sino ajenos y su capacidad de empatía sin duda se fortalece.

Existen algunos que incitan a la actividad física como por ejemplo la bicicleta o el fútbol, no solo te garantiza una óptima salud del niño, sino que les ejercita su cerebro lo que los hará no solo mucho más activos sino más pacientes e inteligentes emocionalmente.

Visita Linio

Quizás te pueda interesar: ¿Cómo romper con los mitos de crianza de los niños?

One Comment

  1. Pingback: QUIZ: Descubre sus juguetes divertidos ideales según la personalidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *