SoFi, el pez robot: ahora es posible documentar mejor

La tecnología ha llegado a niveles de avance importantes en lo referente a la imitación de ciertos animales. Sobre todo, el área de la robótica, que hasta hoy ha logrado igualar los movimientos de especies marinas de forma tal, que las acciones sean fluidas y constantes logrando que sean lo más parecido a su igual en la vida real, es por ello que llega SoFi, el pez robot.

Este robot es elaborado con la finalidad de monitorear la vida marina más a fondo, y determinar cuál es el verdadero comportamiento de diferentes espacies en el océano.

Ya que su estructura es básicamente la de un pez, no interferirá de manera directa y negativa en el comportamiento cotidiano de muchos habitantes del mar. Esto permite evaluar y determinar ciertos patrones de conducta. Aunque en el exterior puede hacerse pasar por un ser común y corriente, su interior oculta un complejo diseño que logra un movimiento real y fluido.

pez

El robot permite una exploración más detallada

El arduo trabajo de los laboratorios de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del Massachusett Institute of Technology logró fabricar un autómata capaz de tomar decisiones por sí mismo y documentar la actividad que le rodea gracias a su manso comportamiento.

Es válido destacar que, gracias a sus articulaciones elaboradas a partir de silicona, los movimientos son completamente naturales a la vista de los seres marinos que lo rodean, por lo que es el perfecto prospecto para realizar grabaciones, ya que no se detecta como amenaza potencial.

¿Cómo funciona SoFi, el pez robot? 

Ahora bien, muchas personas se preguntan ¿Cómo realmente funciona este nuevo robot? ¿Qué tan compleja es su configuración? ¿Por qué específicamente ese diseño? Lo principal que hay que entender es que este dispositivo tuvo un periodo de evaluación previo antes de ser enviado para transitar en la vida marina.

No obstantes, sus diseñadores decidieron otorgarle un diseño limpio y liso de manera que la fluidez en el agua sea más constante y el relieve no represente ningún elemento de tracción durante su desplazamiento es espacios angostos.

¿Cómo puede este autómata lograr una documentación eficiente?

En la parte superior de su trompa tiene ubicada una cámara con visión de 180 grados el cual tiene diferentes funciones; además de recopilar información mediante grabaciones constantes y continuas a su alrededor, tiene ubicado sensores de movimientos para detectar obstáculos o criaturas cercanas.

SoFi, el pez robot tiene la capacidad evadir previamente un obstáculo evitando colisiones o asustar a seres que estén cerca, debido a su movimiento lento y poco a amenazante. Tiene la ventaja de no tener un tamaño que provoque reacciones negativas, por lo que permite una integración rápida a cualquier grupo de peces u otras especies.

Las articulaciones esta conectadas a partir de un motor central que permite que los movimientos sean sincronizados desde un punto inicial de partida, evitando ir en direcciones erradas o acelerar espontáneamente. Esto fue diseñado con la intención de fabricar un conjunto autónomo.

Debido a que SoFi, el pez robot tenía que funcionar debajo del agua, el motor contó con características de bombeo que impulsan la estructura rápidamente, las articulaciones simplemente definen el rumbo y los movimientos que puede realizar.

El pez robot tiene buena movilidad en aguas profundas.

Su desplazamiento consiste en movimiento alternos de forma repetitiva para impulsarse, básicamente como los de un pez en el agua. Este robot tiene diferentes velocidades, de manera que puede desplazarse rápidamente en momentos de peligro o amenazas directas.

Su estabilidad se enfoca en un compartimiento de peso ajustable en el centro de su cuerpo de manera que este tome la longitud y dirección el cual el usuario tiene la opción de elegir, este mecanismo garantiza que el robot posea capacidades de reacciones rápidas y precisas al momento de fuertes corrientes o escapar de situaciones de peligro crítico.

Uno de los desafíos más retadores para el equipo de diseñadores fue adaptarlo para diferentes profundidades, ya que los materiales de prueba no reaccionaban igual, de manera que el silicón fue la mejor opción para su elaboración.

Este robot cuenta con dos alertas, las cuales notifican que la profundidad obtenida es demasiada y puede entorpecer los movimientos o comprometer los mecanismos internos. Este autónomo tiene la habilidad de evaluar ciertas zonas y determinar cuáles son los posibles riegos y profundidades aproximadas.

De igual forma, los creadores están trabajando en mejoras que le ayuden a sus objetivos de forma más eficiente como extender el rango de alcance del mando y que la cámara pueda reconocer y registrar las especies vistas anteriormente.

La robótica evoluciona considerablemente cada día, tomando en cuenta que la naturaleza de estos inventos se enfoca en la instigación animal y la recopilación del comportamiento de criaturas que no se posee una información muy amplia para en el futuro tener un mejor conocimiento y poder hacer importantes avances científicos.

Quizás te pueda interesar: Robots-Avatar una nueva generación de autómatas

Imágenes:
https://ep01.epimg.net/elpais/imagenes/2018/03/26/ciencia/1522074731_827249_1522075012_noticia_normal.jpg
https://sc2.elpais.com.uy/files/article_main/uploads/2018/04/03/5ac3db7b1e10e.jpeg

One Comment

  1. Sandra O

    Es increíble como avanza la tecnología seguro que con estos artilugios se podrá observar algo más a fondo los mares y océanos que nos rodea.
    Excelente trabajo compartiendo esto, me ha encantado saber que algo así existía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *