3 ciudades europeas para disfrutar de una luna de miel muy romántica

El destino de la luna de miel es un tema muy importante a tratar en pareja, mientras se encuentran en la organización de la boda. Es recomendable que sepan cómo elegir el destino, ya que hay muchos aspectos a tomar en cuenta para decidir a dónde viajarán y celebrarán su recién compromiso.

Todo depende del tipo de luna de miel que se desee tener. Hay quienes prefieren viajar a un lugar de playa para descansar después de la boda y estar aislados de todo. También hay quienes buscan un lugar de aventura, rodeados de naturaleza y con muchas actividades extremas. Por otro lado, están quienes sueñan con estar en una ciudad romántica, tener citas en restaurantes increíbles con el amor de su vida y tomar cientos de cafés en terrazas de ensueño. Europa es el destino predilecto para este último grupo, ya que cada país está lleno de ciudades grandiosas y destinos por explorar.

3 ciudades europeas extremadamente románticas para luna de miel

París, Francia

No, no es cliché, ni la típica recomendación sacada de un libro de viajes. Es uno de los mejores consejos que se pueden dar: ¡Vayan de luna de miel a París! De verdad es la ciudad más romántica del mundo. Sus calles enmarcadas por fachadas Haussmanianas, todo color hueso, con puertas de madera antigua; sus paseos y terrazas a orillas del río Sena, donde se puede tomar café mientras se contempla plácidamente el pasar de los andantes y por supuesto, la emblemática Torre Eiffel. Todo esto hacen de París una de las ciudades más bonitas del mundo.

Algunos de los planes más románticos:

  • Dar un paseo en barco por el río Sena: existen compañías que ofrecen cena dentro de los barquitos mientras se recorre la ciudad y se admira la iluminación de noche. ¡Un most que no se puede perder!
  • Hacer un picnic en Champ de Mars: Campo Marte es un jardín enorme que se encuentra frente a la Torre Eiffel y donde miles de turistas se sientan todos los días a contemplar la famosa estructura. Se pueden comprar sándwiches y una botella de vino para preparar un picnic al estilo parisino ¡se sorprenderán totalmente de lo bello que es Francia, pasando una tarde inolvidable.

Brujas, Bélgica

Brujas es una ciudad muy pequeñita que se encuentra dentro de Bélgica, se escucha hablar de ella por sus famosos canales, que recorren la ciudad en todas las direcciones y en los que se puede pasear en balsa. Pues no duden ni un segundo en visitarla si buscan romanticismo. Lo pequeño de la ciudad, es su verdadero encanto; se puede recorrer a pie, parando en las distintas cervecerías que se encuentran en sus calles, y probar la famosa cerveza belga conocida en todo el mundo o si te gustan los postres podrás deleitar los mejores waffles del mundo.

Algunos de los planes que pueden hacer:

  • Dar un paseo en barco por sus canales: algunos son realmente estrechos y las casas a las orillas son encantadoras.
  • Rentar una bicicleta y recorrer la orilla de la ciudad: en las afueras hay algunos molinos que aún se conservan intactos y el paisaje es realmente hermoso. ¡Un plan del que no se arrepentirán!

Copenhague, Dinamarca

Hay algo en las ciudades con ríos o salida al mar que las hace muy románticas. Tal vez sea el efecto relajante del agua sobre los humanos cuando se camina por la orilla del río o por un malecón, lo que es cierto es que las ciudades más románticas para luna de miel, tienen en común el agua.

Dinamarca es una de ellas. Ubicada en la orilla del mar, una gran parte de su periferia está rodeada por agua y esto permite que haya distintas actividades muy románticas para hacer en pareja, entre ellas:

  • Comer en el puerto de Nyhavn: podrán disfrutar del sol, mientras contemplan los barcos antiguos que se encuentran en este puerto. Las fachadas de colores ayudan a crear una atmósfera perfecta para el romanticismo. ¡Sin duda un momento que se recordará por siempre!
  • Recorrer el parque Tívoli: Una mezcla entre parque de diversiones, jardines reales y parques públicos. Los jardines son preciosos y por la tarde se puede observar el desfile que se desarrolla dentro. Además, hay decenas de atracciones que harán recordar la infancia y divertirse como niños. Un plan del que no se van a arrepentir.

Con estas recomendaciones será mucho más fácil elegir el destino de luna de miel. Es importante hablarlo en pareja y decidir el tipo de viaje que les quede mejor a ambos y que se sientan completamente satisfechos. Es verdad que es un viaje que se debe aprovechar al 100%, pero debe ser también un viaje que se viva y se disfrute en pareja. Es un tiempo para crear recuerdos que se guardarán por siempre y con los que comenzarán su vida juntos. ¡Que lo disfruten!

Te podría interesar: 10 cosas que deben estar listas para el día de tu boda

Imágenes: 
http://lasmilmillas.com/wp-content/uploads/2014/08/DSC_0927.jpg
https://www.viajejet.com/wp-content/viajes/paseo-maritimo-de-nyhavn-copenhague-dinamarca.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *