Evita el golpe de calor en verano y refréscate con estos tips

Durante esta temporada, es común que algunas personas sufran de un golpe de calor en verano, también conocido como shock térmico. Para evitar sus posibles consecuencias, hay que tener en cuenta ciertas recomendaciones que pueden ser útiles.

Se estima que el cuerpo está expuesto a un golpe de calor cuando la temperatura sobrepasa los 40°C, en general estos choques se producen cuando hay una exposición prolongada al sol.

En este sentido, el cuerpo empieza a emanar sudor para refrescar y controlar la temperatura; no obstante, si el calor exterior es tan intenso, el cuerpo no puede recuperarse de este choque. El shock térmico no debe ser menospreciado o tomado a la ligera, pues puede ser mortal si no se toman las precauciones necesarias para contrarrestar sus efectos.

Cómo prevenir el golpe de calor

Al momento de un golpe de calor los principales síntomas son: náuseas, vómitos, calambres musculares, enrojecimiento de la piel, dolor de cabeza, palpitaciones y debilidad. Cuando se trata de casos más graves, se evidencia la sensación de confusión e incluso el paciente puede perder el conocimiento por escasos segundos.

Existen dos tipos de golpes de calor; el primero llamado activo, se desarrolla cuando hay un exceso de actividad física en espacios abiertos. Por su parte, el golpe de calor pasivo es el que ocurre en pacientes con alguna otra patología crónica asociada.

Recomendaciones para prevenir el golpe de calor en verano:

Una de las primeros consejos para que el golpe de calor no afecte la salud es prestar especial atención a la hidratación, pues cuando se suda se pierden sustancias que son esenciales para el funcionamiento de los músculos y los órganos del cuerpo.

El agua de coco es, después del agua mineral, la mejor opción para reponer los electrolitos perdidos ante la acción del sol. Esta refrescante bebida contiene potasio, magnesio, fósforo, calcio y sodio; todos estos nutrientes son indispensables para recuperarse tras una insolación extrema o un golpe de calor en verano.

Asimismo, se debe evitar el consumo de bebidas alcohólicas, gaseosas y cafeína puesto que hacen que la perdida de fluidos corporales sea mucho más rápida. En cambio, algunas frutas como la sandía o las naranjas, son ricas en vitaminas y líquido para reponer las deficiencias.

Síntomas del golpe de calor

La vestimenta es otro factor clave que dependerá en gran medida del lugar dónde se esté. Si se trata de un día de playa, lo ideal es usar prendas frescas que permitan cubrir las zonas más vulnerables al sol como los hombros y la espalda. Los accesorios de playa como los sombreros o los lentes de sol, son indispensables para prever dicha insolación.

En cambio, si se está en la ciudad, se debe evitar a toda costa las prendas oscuras que tienden a retener más calor. Por ello, las piezas fabricadas de algodón o lino son las idóneas por la sensación de frescura que producen durante el día.

El ejercicio debe evitarse en las horas de mayor intensidad solar, es decir, entre las 12 del mediodía y las 2 de la tarde. En cambio, las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde son las más recomendables para practicar actividades como el ciclismo, el yoga o la meditación.

Para evitar el golpe de calor en verano es elemental cumplir una buena rutina de descanso, ya que, durante los intervalos de calor, el cuerpo consume mucha energía adicional. Por esta razón, en los adultos se aconseja dormir de 6 a 8 horas nocturnas, mientras que para los niños de 8 a 9 horas.

Cualquier persona puede sufrir de un ataque de calor durante el verano, pero hay unos grupos de riesgo que son más vulnerables ante estos efectos climatológicos extremos. En principio, los niños y las personas mayores suelen ser los más afectados; asimismo, las personas con sobrepeso u obesidad deben tener un especial cuidado durante la exposición solar prolongada.

Golpe de calor tratamiento

Tratamiento para los efectos del golpe de calor:

En cuanto al tratamiento, lo más aconsejable es recurrir a un servicio médico que puedan brindarle los primeros auxilios al paciente afectado. Sin embargo, en algunas ocasiones se debe actuar en el momento para controlar la situación.

Por eso hasta que el personal calificado se ocupe, se pueden colocar unas compresas húmedas sobre el cuerpo para simular la acción refrescante del sudor. A su vez, es necesario que la persona afectada sea trasladada a un espacio con ventilación artificial bien sea por un aire acondicionado o un ventilador y coloque los pies a unos 10 cm de altura para recuperarse del shock.

El golpe de calor es una condición que requiere de cuidados preventivos para evitar sus devastadores efectos. Durante esta temporada de verano, lo más recomendable es seguir todos estos consejos para disfrutar del sol sin remordimientos.

Tal vez te interese: 8 ideas para aprovechar el verano

Imágenes:
https://pixabay.com/es/vacaciones-playa-relajarse-de-viaje-2218989/
http://asisucede.com.mx/wp-content/uploads/2016/10/Exposicion-Solar.jpg
http://alternativo.mx/wp-content/uploads/2016/03/Protectores-Solares.jpeg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *