¿Cómo tener un invernadero en casa?

Un invernadero es un ambiente cerrado, controlado y estático, que favorece el cultivo de plantas, flores y frutos dentro de su interior, ya que se puede modificar en medida a la temperatura en la que te encuentras. Un invernadero en casa no es una tarea fácil, pero para las personas aficionadas a la jardinería encontrarán una tremenda satisfacción al llevar a cabo un proceso mucho más profesional y con grandiosos resultados.  

Aunque existen muchos tamaños diferentes; nos enfocaremos en mini tiendas a nivel del piso que son ideales para cosechar especies, o plantas de consumo diario en pequeñas cantidades.  

Elementos para crear un invernadero en casa: 

  • Manguera reforzada de 3 capas.  
  • Serrucho para madera. 
  • Cinchos de plástico. 
  • Pinzas de madera o plástico. 
  • 8 barras de acero de 50cm.  
  • Martillo 
  • 4 aros de hula. 
  • Malla de sombra. 
  • Tablas de madera. 
  • 2 tubos de PVC. 
  • Esquinas para juntar madera. 

Paso a paso para construcción

 

Mantenimiento y cuidado 

Una vez que se tiene la estructura básica y el techo, lo importante es poner buena tierra para que la cosecha surja fuerte y las nuevas plantas puedan seguir dando frutos. No es recomendable usar el suelo directo del jardín para comenzar un cultivo, ya que no tiene las características propicias para cultivar. Para preparar una mezcla correcta que dé buenos resultados, lo mejor es siempre estar informados y comprar los aditamentos necesarios para que sea bueno el suelo, ya sea con complementos naturales o químicos orgánicos que ayuden a absorber mejor los nutrientes para que crezcan abundantes y frondosos. Existe tierra que ya está abonada; lista para usar, o se puede generar la propia receta con musgo, arcilla o tierra de hoja.  

No todas las especies se dan en todos los climas, aunque es cierto que en un invernadero se controla de cierta manera el ambiente climático, da mejores resultados si se planta según el tipo de región: ya sea cálido, templado, húmedo o tropical.  

Para mantener en buen estado el invernadero, es necesario remover la tierra cada dos meses. Así como agregarle sustratos que enriquezcan las propiedades de las plantas.  

Así como los cuidados generales, como tener una buena fluidez de la ventilación, en especial cuando el sol pega de frente. Lo mejor será utilizar un material poroso como lo es la malla de sobra, aunque si se decide hacer un invernadero con vidrio o con plástico rígido es necesario dejar espacio para una trampilla o una ventana que tenga la posibilidad de abrirse y cerrarse.  

Mantener en buen estado el terrero circundante a la construcción es igual de importante, ya que el suelo puede absorber malas propiedades y contaminar por completo la cosecha. Por eso, no se puede tener un basurero cerca de donde se plantan alimentos que serán consumidos en un futuro.  

El riego es uno de los puntos principales para triunfar con las especies que se decidan plantar. No todas las plantas requieren la misma cantidad de agua, pero es esencial darles agua a diario para que puedan alcanzar la madurez más rápido y no tengan problema para crecer hasta el punto de estar listas para ser consumidos.  

En climas de mucha lluvia, lo ideal sería generar un sistema de protección para que no se inunde el espacio. La ventaja del invernadero, es que, gracias a su techo, las plantas cuentan con una capa que impide a los elementos climáticos afectar su crecimiento.  

Un termómetro de jardín es de las principales necesidades para mantener un ambiente saludable, la mejor temperatura para las plantas oscila entre los 20° y los 10°, no es muy recomendable que baje mucho la temperatura durante la noche, esto se apoya en la maya ciclónica que se coloca y los elementos que se puede colocar sobre ella. Si se vive en un clima con tendencia a que nevé durante los meses de invierno, lo más recomendable es colocar la cosecha en una mesa con patas largas. Para que la tierra del cultivo no toque el suelo endurecido por la nieve.  

Consideraciones finales  

Tener un invernadero en casa es un gran compromiso con la jardinería. Al mismo tiempo es una experiencia sumamente gratificante que tiene resultados muy notorios (y sabrosos). Es una actividad perfecta para las personas que necesitan ocupar su mente y tiempo.  

La estructura no es tan difícil de hacerla si se cuenta con las herramientas necesarias. Para las personas que no son muy hábiles construyendo cosas, siempre hay edificaciones ya listas para ser compradas en tiendas especializadas. Un invernadero puede ser del tamaño que se quiera. No es necesario tener un gran espacio. Hay personas que, en una maseta, cultivan frutos con botellas PET a modo de cubierta, las posibilidades son infinitas, lo único necesario es tener la actitud para hacerlo y poder prestarle atención todos los días.  

Tal vez te interese: Cultiva alimentos orgánicos en tu propio huerto 

 

Imágenes: Ella Hoy, World of Greenhouses, Bepa´s Garden.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *