5 formas de guardar zapatos

Miles de pares nunca serán suficientes, pero, por lo mismo, el espacio para almacenarlos no siempre es el que se quisiera. Descubre 5 formas de guardar zapatos que seguro no has probado antes.  

Antes de comenzar, es necesario hacer una separación entre el tipo de calzado, es decir: tacones, flats, zapatos deportivos, sandalias, botas, botines, etc. Una vez completado este paso, se podrá observar cuales son las mejores opciones para acomodarlos.  

Es posible hacer proyectos de tipo DIY (Hágalo Usted Mismo), en la que con materiales del día a día se pueden llevar a cabo innovadoras ideas para guardar zapatos, pero, existen en la actualidad pequeños artículos que han nacido específicamente con la intención de mejorar este particular problema del hogar. Lo ideal sería poder combinar ambos aspectos para que estos arreglos se vean lo más estéticos posibles y sumen a la decoración de la habitación.  

5 formas de guardar zapatos 

  • Utilizar un Otomano 

Un sillón otomano es un pequeño banco alargado que nace como complemento de otros muebles. Es un mueble que en el pasado era atribuido a las casas donde vivían los nobles, considerandose muy lujoso. En la actualidad, existen modelos que los han hecho huecos y permite tener espacio para almacenar.  

Esta pieza de mobiliario puede ser la clave para almacenar los zapatos sin volumen, es decir, flats, zapatos deportivos, sandalias y mocasines. La mejor forma de ocupar el espacio es de forma vertical, por lo que unas pequeñas divisiones de cartón rígido, madera prefabricada o plástico son todo lo que se necesita para guardar zapatos.  

El uso más destacado de este mueble es al pie de la cama, donde complementa el estilo de la habitación y es el lugar donde menos espacio ocupa.  

 

  • Dónde cabe uno, caben dos 

Otra de las grandes opciones que ha traído la modernidad, es la posibilidad de acceder a artículos de naturaleza tan simple como lo son las “ranuras de organización”, o Shoe Slots Space Saver por su nombre en inglés. Su tecnología es sencilla, aunque muy efectiva. Se trata de un pedestal, en el que se pone uno de los pares en la parte baja, mientras que arriba se coloca el otro. Lo que da como resultado un ahorro de espacio increíble 

Con estos aparatos, es posible almacenar desde zapatos de piso hasta tacones. Lamentablemente, las botas y los botines no son aptos para este método de acomodo, pero afortunadamente les quedará mucho espacio libre para ser guardados.  

Estas plataformas son ajustables en altura y no necesitan ningún tipo de mantenimiento.  

  • Aprovechar espacios muertos 

Debajo de la cama y atrás de la puerta específicamente, son dos lugares que son muy útiles a la hora de guardar zapatos.  

Para estar siempre organizado, es necesario tener unos pequeños contenedores. Normalmente la tela es el material más utilizado para estos bolsillos.  

De nueva cuenta, es ideal para el calzado no voluminoso 

Un tip para mantener frescos los zapatos y que el olor no sea malo, es verter en una pequeña bolsa de tela con un poco de bicarbonato de sodio. Este elemento se encargará de recoger la humedad, así como de absorber los malos olores. Si se coloca una porción en cada bolsillo, se minimiza considerablemente la sensación de suciedad.  

  • Combinar recursos 

Las cajas de plástico, normalmente utilizadas para la cocina, pueden ser una gran alternativa para las personas que tienen espacio a lo alto más no a lo ancho. Estas cajas pueden ser unidades individuales o pueden ser muebles armados que tienen un riel donde se saca cada pieza por separado. La clave de este método de organización es que las cajas sean del todo transparentes, para que no haya problema al momento de buscar un par.  

  • A la mexicana 

Los huacales son piezas de madera ideales para decorar un hogar, aunque no sean muebles permanentes. Estos muebles pueden servir a múltiples propósitos, pero su tarea de organizar es una de las más populares. Ya que su precio no es elevado, se puede invertir en adaptarlos para que, en lugar de únicamente tener una plataforma, cada cubo tenga una viga en medio para tener dos niveles en lugar de uno.  

También es posible jugar con la dirección en la forma de acomodarlo, haciéndolo apto para almacenar cualquier tipo de zapatos, desde botas hasta tacones. Una recomendación general es darles un buen mantenimiento antes de comenzar a utilizarlo, ya sea lijándolo, barnizándolo o pintándolo.  

 

 

Cualquiera que sea la opción, lo mejor es calcular el espacio con que se cuenta y elegir el método que más se adapte a eso. Guardar zapatos no tiene por qué ser una tarea imposible, aparte de estas opciones, existen muebles especializados para esta tarea, los cuales cada vez tiene materiales más resistentes y un precio más accesible.  

Que el espacio no sea un impedimento para encontrar todos esos zapatos que complementan el outfit de cada día 

Te podría interesar: La era de los huaraches 

Imágenes: http://opheliafancy.com, https://www.dhresource.com, https://1001pomyslow.pl, https://i2.wp.com/davidslv.website.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *