El bicarbonato de sodio, la maravilla por los siglos de los siglos

El bicarbonato es una de las sustancias que puede ser utilizada para miles de tareas. Es buena en la cocina y el cuidado personal, pero adicional podrás encontrar que tiene usos medicinales y de alivio para ciertos malestares físicos, es en realidad tan flexible y accesible, que debería ser básico para cualquier casa y cualquier familia.

Está compuesto por sodio, hidrógeno, carbono y oxígeno, propiamente en estas cantidades: NaHCO3. La fórmula del carbonato y su textura granulosa, facilita su uso para tareas que impliquen un tipo de exfoliación o tallado. La presencia del oxígeno y el carbono lo hacen apto para la repostería y el conjunto de todos sus elementos lo hacen una maravilla para todos nosotros.

Las principales áreas de acción del bicarbonato son en el campo de la limpieza, pues es conocido por sus propiedades blanqueadoras y purificadoras, pero sumado a esto existe una cantidad enorme de buenas obras que el NaHCO3 realiza por nosotros.

BUCAL

El uso bucal es uno de los más destacados, pues se puede realizar una pasta de dientes propia, hasta utilizarla para eliminar las bacterias y los malos olores. Aunque los dentistas no quieren que lo sepas, esta sustancia es buenísima para blanquear considerablemente la dentadura, claro siempre considerando la limpieza adecuada.

PASTELERÍA

En casi todas las recetas de pastel o de galletas va a estar presente, esto debido a que al entrar en contacto con el calor liberar CO2, lo que hará que la masa se eleve y tenga volumen y consistencia.

LIMPIEZA

Aquí es donde verdaderamente viene la mano que ilustra una cajita de bicarbonato de sodio. Para empezar, es excelente con las baterías de cocina, una espolvoreada del polvo blanco y una escobeta, puede hacer de las ollas más viejas las más relucientes de toda la cocina. También es muy utilizada en las albercas y chapoteaderos, ya que su fórmula evita que el PH se descompense. Puede servir de desinfectante para frutas y verduras, además de esterilizarlas. Su consistencia porosa ayuda a limpiar aceites derramados por pisos, telas y alfombras.

CUIDADO PERSONAL

Otra gran virtud es su versatilidad para adaptarse a la piel humana, especialmente cuando hay que limpiar una herida o prevenir infecciones. Funciona de maravilla cuando se usa como exfoliante, tanto de cuerpo como de cara, solo hay que tener cuidado con la resequedad que implica utilizarlo todos los días. Hay personas que han optado cambiar los

antitranspirantes convencionales por un poco de bicarbonato y (prendan todos sus alarmas) ayuda a eliminar el mal olor de todo tipo de calzado.

Básicamente, es la maravilla del siglo XXI, aunque claro está, no es un descubrimiento de este siglo. Cada día aumenta el descubrimiento para más usos de este maravilloso polvo blanco, y en inofensivo para el consumo humano. El bicarbonato es barato, eficiente y necesario, además esta sustancia ha demostrado, que una vez más, la naturaleza nunca se equivoca.

Imágenes: Pxhere

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *